Ventanas insonorizadas, aíslate del ruido con el vidrio acústico

¿Conoces el vidrio acústico? Se trata de un vidrio que consta de dos láminas de vidrio exteriores, unidas por una capa de material plástico que refuerza la protección frente al ruido, seguido de una cámara de aire y otra capa de vidrio en el interior, que puede ser sencillo o también laminado y con un aislamiento térmico, reducción de las emisiones solares o vidrio de seguridad. Puede ser completamente transparente, como la capa exterior, o tener un acabado en mate con el fin de guardar la intimidad del espacio en el que se coloca.

Cómo se mide la intensidad del ruido

Para saber la cantidad de ruido que hay en un sitio, se utiliza como unidad de medida el decibelio. Se fija el nivel que el ser humano puede percibir en 0, por lo que esté debajo de este umbral no lo podemos oír de forma normal. Por encima, hay unos niveles que se consideran adecuados, ya que el 0 es imposible de lograr. Cuando se llega a 140 decibelios, el oído duele, aunque no hay que llegar a esos niveles para que una habitación se considere ruidosa. 50 decibelios ya generan problemas para concentrarse. Y cada 10 decibelios de más reducen hasta en un 50 por ciento la capacidad del oído para percibirlo, además de exponernos a lesiones en caso de que esto se mantenga durante un tiempo.

El nivel ideal para que una estancia se considere confortable a nivel acústico es de 40 decibelios de día, 35 cuando llega la noche y necesitamos descansar. Teniendo en cuenta que el ruido que viene de la calle puede llegar a los 80 decibelios y que un cristal sencillo solo lo reduce en 20, nos damos cuenta de que se necesita algo más para conseguir un buen aislamiento. Hace falta contar con los servicios de instaladores de vidrio inteligente, que logre un aislamiento acústico eficaz.

El vidrio acústico y el confort de hogares y oficinas

La instalación de vidrio acústico es muy recomendable, sobre todo en zonas que dan a la calle y están expuestas a ruidos muy estridentes. Un vidrio acústico normal reduce hasta en 40 decibelios el ruido procedente del exterior, mientras que uno doble puede conseguir que haya la mitad del ruido perceptible por el oído humano. Es por ello que se considera este tipo como el mejor aislamiento acústico de calidad.

No obstante, hace falta algo más que cambiar los cristales de las ventanas para mejorar el confort de un espacio si se quieren conseguir buenos resultados. Este tipo de vidrios deben instalarse por profesionales, que garanticen que todo está colocado como debe, que se alcanza el máximo posible de aislamiento y que esto se mantendrá así a medio y largo plazo.

Si estás buscando aislarte de los ruidos de forma eficiente, ponte en manos de expertos en la instalación de sistemas de aislamiento. En Aluminios Barcelona te ofrecemos un servicio de calidad, experiencia y un catálogo de productos que cubrirán con garantía tus necesidades, sean las que sean.